NOTA DE CONTESTADOR

19 DE AGOSTO DE 2008

 

 

PELIGRO

 

Las ventas siguen en caída libre. Amén de los datos de julio y de los siete primeros meses del año que luego veremos, nos toca desde PUEDO volver a alertar a la Dirección de la ONCE, quien parece ser o hacerse la sorda sobre la gravedad de la situación comercial que padecemos y sobre cómo los ensayos que hacen con nuestros productos, y no con gaseosa, dan cada vez peor resultado.

 

Anticipamos aquí que el sorteo extraordinario del 17 de agosto ha arrojado una caída de más del 24% sobre el mismo sorteo de 2007, debiendo recordar que aquél creció un 5% sobre el de 2006. No vale explicaciones simplistas: cuando se arguye la crisis, se elude que Loterías del Estado ha aumentado sobre igual período de 2007 un 3%. Decir que el precio de 6 euros es disparatado puede resultar cierto, pero no una novedad, pues fueron ya 6 euros el precio de 2007.

 

Hay cada vez más extraordinarios, cada vez más variedades de prácticamente lo mismo y hay, sobre todo, un desprecio a los clientes, que se visualiza en datos tan importantes como realizar tres sorteos el mismo día (domingo 17), publicitando en los medios de comunicación el número premiado sin referenciar el producto a que pertenece, induciendo a error a muchos clientes que oyendo el 87 como premiado, lo interpretaban como el correspondiente al extra o a la inversa.

 

La Dirección juega a equilibrismos y las raquíticas cifras de ventas se enjugan gracias a que de 120 cupones pertenecientes al número premiado, 90 se han quedado en casa y, entre ellos, el premiado con 20 millones de euros. Resulta especialmente “heavy” que en el sorteo extraordinario estrella se haya utilizado la misma campaña publicitaria que el año pasado y, desde luego, resulta inexplicable que por arañar no sé cuantos euros del viernes festivo, no se haya mantenido como fecha de celebración la del 15 de agosto.

 

 

 

 

Al lado de esta situación fatal debemos poner y analizar los resultados del 7 de 39 que siguen a la baja, situando las recaudaciones de cada sorteo por debajo de 500.000 euros. Las novedades y modificaciones que se anuncian no son nada halagüeñas, hablan de incrementar para el 2009 el precio de viernes a 3 euros, dicen que suprimirán un rasca, pero a la vez amenazan con no sé cuántos rascas más y, para que en la comparativa nada salga bien parado, toca mirar los datos de julio en los que encontramos que:

 

·        En julio, el total de lo vendido asciende a 157’86 millones, 6’61 millones de euros menos que en 2007, un menos 6’29%. Por internet la recaudación ha ascendido a 59.712’50 euros. Este significativo decremento se produce a pesar de haber celebrado cuatro sorteos pasivos más y un activo más.

 

Por productos, la realidad de julio es la siguiente:

 

·        En el producto diario, lo recaudado con cinco sorteos más de sábado crece en un 7’25%, y la media por jornada y vendedor se sitúa en 236’32 euros, que representa una caída del 6’80%.

·        En el cuponazo, con igual número de sorteos, la recaudación cae en un 6’27%, y por sorteo efectivo la caída se minora al 6’27%

·        En domingo hay un sorteo menos, la venta total cae en un 35’70% y la conseguida por sorteo efectivo baja un 19’63%

·        Abono semanal: decrece la recaudación total un 13’97%; hay un sorteo menos y, aún con aumento de precio, el número de bonos vendidos para cada semana cae en 5.170 unidades.

·        Juego activo: la comparativa hemos de hacerla en mes completo, con nueve sorteos del 7 de 39 sobre los ocho del difunto combo vendido en 2007. Así las cosas, los datos dicen que se ha crecido en su venta total en un 61’19%, y en la media por sorteo en un 43’28%, recaudándose de media 0’56 millones de euros.

·        Instantánea: la suma de lo vendido con las tres modalidades de instantánea asciende a 12’70 millones de euros, 3’75 millones menos que en 2007, una disminución del 22’80%. Por vendedor y jornada, la media de 2007 estaba en 48’80 euros y en 2008 cae a 28’29 euros, es decir, un menos 39’32%.

·        Lo vendido por TPV se sitúa en el 12’82% y el absentismo médico se sitúa en el  9’38%, aumentando en 0’43 p.p.

 

En el acumulado de enero a julio, se recauda 1.264’88 millones de euros, que son 20’64 millones menos que el año pasado, lo que representa una caída del 1’61%.

 

Sabemos que predicamos en el desierto, pero desde PUEDO tenemos la obligación de pedirle a UP, por bien de la estabilidad de la ONCE, que reflexione y vea los datos con perspectiva de futuro, para que de forma racional y consensuada se adopten las medidas comerciales que garanticen la pervivencia de la ONCE.

 

La próxima nota la emitiremos el viernes 5 de septiembre.

 

LA COMISION EJECUTIVA ESTATAL