PUEDO INFORMA

NOTA SEMANAL MARTES 31 DE OCTUBRE

 

 

Lamentamos no haber cumplido nuestro compromiso de emitir nota semanal el pasado martes día 24; lo regularizamos con esta nota.

 

 

DIRECTIVOS ENFERMOS

 

Desde PUEDO estamos en condiciones de afirmar que mientras los trabajadores luchan para recuperar el complemento por IT, y la Dirección y UTO-UGT dicen que están en ello, la Dirección se burla amparándose en el texto del Convenio del colectivo de la ONCE, pues mientras los trabajadores sólo reciben diferencia hasta el 100% de sueldo y trienios, durante las bajas por enfermedad, diez días al año, los directivos no experimentan merma en sus ingresos. Para los directivos, la fórmula que nos consta se está empleando es la de en muchos casos no tramitar la baja, con lo cual cobran sus retribuciones al 100x100, no sólo sueldo y trienios, sino complementos y gratificaciones, lo que, además de ser una discriminación incuestionable, resulta un claro perjuicio para las arcas de la ONCE, pues el directivo no trabaja porque está de baja, pero la ONCE no puede resarcirse, como ocurre en los casos de los trabajadores con baja médica, de las cantidades que toca pagar a la Seguridad Social, pues si no se tramita el correspondiente parte, es obvio que todo lo paga la ONCE. Por otro lado, y como hemos venido probando mes a mes, con los datos oficiales facilitados por la ONCE, el porcentaje de absentismo por bajas médicas no baja. Lo que resulta sorprendente es que, al final, quienes ocasionaron el daño, UTO y la Dirección, vendan a los trabajadores que serán quienes curen la herida.

 

En PUEDO afirmamos que no es ético que la Dirección y, por tanto, los directivos se excluyan por la vía de hecho de los efectos nocivos que ellos infieren a los trabajadores con la firma de convenios como el que hoy toca padecer,  el XIII Convenio Colectivo.

 

 

LOS ECOVES SE VAN AL CARIBE

 

Desde PUEDO hemos venido criticando que, mientras adelgazaban las retribuciones de los vendedores, se utilizaran métodos de primar a los vendedores que más combos vendían con viajes al Caribe, para ellos y sus especialistas; o a quiénes más vendían con TPV a Canarias, también para ellos y sus especialistas. Ahora, en paralelo a la entrega de llaveros-obsequio a los clientes, se dibuja una promoción a los “establecimientos colaboradores de venta” (ECOVE),  con obsequio directo y con participación de un sorteo de 150 viajes al Caribe. Nos consta que, hace ya mucho tiempo, los especialistas vienen demandando a los vendedores faciliten el detalle de sus clientes intermedios o ECOVEs. Hoy hemos de señalar como positivo que se respete que la interlocución con los ECOVEs corresponde al vendedor que los atiende y no se utilizan los datos para suplantar al vendedor; pero alertamos que estas campañas tienen poco que ver, y en muchos casos alteran, la obligación de la Dirección de ordenar las zonas de influencia y el de impedir el todo vale, pues la Dirección conoce pero no actúa respecto a vendedores que inundan las zonas de otros compañeros con la excusa de que atienden allí ECOVEs o clientes intermedios. Desde PUEDO defendemos que la relación con los ECOVEs corresponde al vendedor, pero defendemos también que tiene que haber una estricta sujeción del vendedor a su zona de influencia, pues, de lo contrario, se está primando a quien menos respeta a los demás o a quién más capacidad tiene para contar con personas no autorizadas para que se conviertan en su red de colaboradores.

 

 

LO DICEN LOS MEDIOS

 

Hemos asistido la semana pasada a una entrega de tres reportajes en el diario “El Economista” que versaban sobre la ONCE. Un primer artículo, con editorial incluida, en el que se hablaba de las cuentas de la ONCE, y se resumía que mientras el ministro Caldera y el Consejo de Protectorado no exigen rigor en la gestión a la Dirección, le otorgan sin embargo cuantiosas subvenciones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y a cobrar directamente de su competidor el LAE, para paliar las pérdidas por ventas y enjugar el endeudamiento de la ONCE. Pone el acento este editorial en que la entidad de ciegos tiene ya dependencia de las ubres del Estado y que ha dejado de ser, en la práctica, autosuficiente en sus finanzas.

 

En un segundo artículo se aflora la investigación que viene realizando la Audiencia respecto a la denuncia presentada por PUEDO, en relación con la práctica de sobreemitir muy por encima de lo que se vende. Es obvio que lo que está en la Audiencia está en la prensa.  Desde PUEDO tratamos de evitar en su día que el escándalo trascendiera al externo, a pesar de las muchas acusaciones que se nos han hecho en el sentido de atacar el cupón. Sin embargo, la Dirección de la ONCE (Consejo General y Dirección General) y la propia Unidad Progresista desoyeron nuestras peticiones expresas y escritas para analizar y corregir estas prácticas dañinas para nuestro cupón. El Consejo de Protectorado también miró para otro lado ante nuestras denuncias, y la suma del pasotismo de unos y otros obligó a PUEDO a acudir a los juzgados, reto que, por cierto, nos realizó la propia Dirección de la ONCE. Ahora, en un tercer artículo, aparece que las declaraciones de los directivos de la ONCE van en la línea del “tú más”, pues se afirma, por los directivos, que  la Lotería Nacional sobreemite un 30% respecto a lo que vende. Es obvio que, como ya hemos publicado, respecto a algunas modalidades de sorteo la ONCE emite por encima del doble de lo que vende, y es obvio, también, que, frente a lo que hace Loterías, publicar los premios que se quedan en casa, la Dirección de la ONCE le esconde a sus clientes qué premios no llegan al público.

 

 

La próxima nota se emitirá el martes día 7 de noviembre.

 

LA COMISIÓN EJECUTIVA ESTATAL